Cabe preguntar sobre la vida útil de una impresora 3D antes de realizar una inversión significativa. Sea para crear un negocio o para uso recreativo, es necesario saber cuánto tiempo podremos utilizar el dispositivo. Estas máquinas en sus versiones más básicas rondan entre los 150 y 400 euros. Un gasto importante al que le esperamos sacar el mayor provecho posible.

Por ello, te explicaremos cuál es la vida útil de una impresora 3D y los factores que pueden afectar el tiempo de utilidad promedio. Primero, debes considerar la calidad del dispositivo y sus componentes. Y luego, considerar la cantidad promedio de horas de trabajo. Desde estos elementos, podrás tener certeza sobre cuánto tiempo puedes usar una impresora.

Calidad de los materiales en la vida útil de una impresora 3D

El primer factor que influye en la vida útil de una impresora 3D es la calidad de su construcción y materiales. En la mayoría de los casos, calidad significa un mayor costo. Un dispositivo con los componentes más avanzados y rápidos tendrá un precio más elevado.

Sin embargo, conocer los detalles de la construcción de una máquina de impresión depende de una investigación concienzuda. Cabe consultar cada componente del aparato y las reseñas de sus usuarios. En algunos casos, un elemento innovador implica un mayor riesgo en tanto a durabilidad y confianza. Si eres el primero en utilizarla, serás el primero en verla fallar.

Por otro lado, una máquina profesional para uso industrial puede costar $20.000 (EUR) o más. Estos dispositivos están diseñados para funcionar de manera continua e intensiva, crear impresiones de varios tamaños y dimensiones y emplear varios materiales. Aun así, funcionando al máximo (unas 8 horas diarias y 250 horas a la semana) suelen soportar un promedio de entre 5 y 10 años.

Horas de uso y vida útil

En promedio, estos dispositivos podrán utilizarse unas 7000 o 15000 horas. Este tiempo hace referencia a los momentos en que están imprimiendo y funcionando a toda máquina. Estas horas se traducen a una durabilidad de mínimo 5 años que se extenderá de acuerdo al buen manejo.

Incluso, una impresora de gama baja puede tener esta durabilidad si no se le exige a tope y se cuida sus componentes con mantenimiento constante. No obstante, un dispositivo de bajo rendimiento no está hecho para producir piezas muy grandes, ni funcionar por horas continúas. Esto se debe al aguante de su diseño y materiales para soportar altas temperaturas por tiempos prolongados. Normalmente, pueden utilizarse hasta por cuatro horas continúas en un día.

 

 

Calidad de los materiales en la vida útil de una impresora 3D

Calidad de los materiales en la vida útil de una impresora 3D

Elementos que influyen en la vida útil de los dispositivos

La vida útil de una impresora 3D podrá prolongarse si se tienen las siguientes precauciones:

  • Escoge una impresora con prestigio. Investiga la reputación de la marca y sus dispositivos, no dudes en chequear las quejas y reclamos de los usuarios antes de tomar una decisión.
  • Investiga sobre las técnicas de impresión y el uso de materiales. Según la impresora que tengas y sus componentes habrá protocolos más adecuados de impresión. No dudes en seguir indicaciones y emplear materiales acordes. Forzar tu dispositivo resultará en menos tiempo de uso.
  • Escoge un buen espacio. Los sitios con excesos de humedad y polvo pueden entorpecer el funcionamiento del dispositivo. Además, los componentes están sujetos a la oxidación y desgaste naturales.
  • Mantenimiento y limpieza constante. La recomendación general es un mantenimiento general cada 1500 horas de uso (unos 2 o 3 meses). Sin embargo, es sabio mantener los componentes móviles lubricados, limpiar los excesos y mantener el dispositivo en el mejor estado posible.

Por último, cabe mencionar que entre mayor frecuencia de uso el desgaste aumentará. Una impresora 3D para uso comercial debe tener componentes de mayor calidad y utilizar materiales adecuados en los procesos. Por otro lado, también puedes revisar este artículo para conocer otras herramientas esenciales para entrar al mundo de la impresión 3D.